5 jun. 2014

2 Corintios 3:6
Ángel Manuel Rodríguez, jubilado
Ex Director del Biblical Research Institute


¿Podría explicarme a qué se refiere Pablo cuando habla de la "letra de la ley" en 2 de Corintios 3:6?

Únicamente el Espíritu puede internalizar la Ley en el corazón humano.
Supongo que su preocupación proviene de pensar que esta declaración implicaría el rechazo de la Ley como una guía para la vida cristiana. De manera interesante, la referencia a la Ley es indirecta en este y los siguientes pasajes. De hecho, Pablo no utiliza el término ley en 2 de Corintios 3. En el versículo 7, Pablo usa la expresión "grabado con letras en piedra", dando a entender que lo que tenía en mente era el Decálogo como Ley del pacto. Pero debemos situar la discusión de Pablo acerca de la ley en su contexto adecuado antes de explorar lo que quería dar a entender.

1. El argumento principal del apóstol. El interés primario de Pablo en 2 Corintios 3 es defender su ministerio del nuevo pacto contra los ataques de los falsos maestros que habían entrado en la iglesia de Corinto (2 Cor. 2:14-7:4). En su defensa, Pablo contrasta su ministerio del nuevo pacto con el del antiguo pacto. Debemos interpretar lo que Pablo dice acerca de la Ley dentro de este contexto apologético y polémico.

2. La gloria del antiguo ministerio. Pablo no considera que el ministerio del pacto antiguo sea perjudicial. Por el contrario, describe su origen glorioso: "Vino con tal resplandor" (2 Cor. 3:7, DHH). Hace referencia a la gloria de Dios manifestada por medio de las situaciones que condujeron al establecimiento del pacto entre Dios e Israel y, en particular, a la revelación de esa gloria en el rostro de Moisés. De este modo Pablo contrastó el antiguo ministerio con el nuevo pacto. Aunque el primero es glorioso, el nuevo lo es mucho más.

3. La inferioridad del antiguo pacto. El apóstol utiliza dos grandes argumentos para demostrar que el ministerio del antiguo pacto es inferior. Primero, señala que su gloria fue tan transitoria como el reflejo de la gloria de Dios sobre el rostro de Moisés. Esto implica que desde el comienzo el antiguo pacto estaba destinado a llegar a su fin. La gloria con el cual se estableció ya estaba desvaneciéndose cuando fue establecido (vers. 7). Se deduce que Dios tenía reservado algo más glorioso para su pueblo: la gloria de Cristo (vers. 14-18).
El segundo argumento utilizado para indicar la inferioridad del antiguo pacto es que éste es "letra", una letra que mata. Consecuentemente, ese ministerio es un ministerio de muerte (vers. 6). Pablo define lo que quiere dar a entender acerca del ministerio del antiguo pacto señalando que esta ley fue grabada con letras en piedra, condenando así a los seres humanos a la muerte (vers. 6-9). No está describiendo aquí la naturalezade la Ley en sí misma, sino la función de la Ley separada de Cristo. El ministerio del antiguo pacto llega a ser mortal cuando se separa del Mesías. Los judíos necesitaban leer el antiguo pacto y el pacto de la Ley a través de Cristo (vers. 14-16).
Se contrasta la Ley, como "letra", con el Espíritu. La Ley es totalmente incapaz de brindar vida a la persona: "Porque la letra mata, mas el espíritu vivifica" (vers. 6). "Porque el Señor es el Espíritu" (vers. 17), solamente Jesús puede darnos vida y transformarnos a su semejanza (vers. 18). La Ley, como "letra", es la Ley separada del poder de Cristo y del Espíritu que nos capacita para obedecer las exigencias de la Ley, que son justas (Rom. 8:3, 4). Sólo el Espíritu puede incorporar la Ley en el corazón humano. De otra manera, ésta obra como poder externo, es mera "letra" que el ser humano es incapaz de obedecer (Rom. 2:27).

4. Superioridad del ministerio del nuevo pacto. Pablo esgrime dos grandes argumentos para demostrar la superioridad de su ministerio. Primero, el ministerio del nuevo pacto es más glorioso porque refleja la gloria de Cristo y, por naturaleza, la gloria le pertenece a él. Es una gloria permanente (2 Cor. 3:11), que Cristo comparte con todos los que se vuelven hacia él, quien tiene poder para transformarlos (vers. 18). Segundo, el ministerio del nuevo pacto no es la "letra" sino el Espíritu, y por medio de él los creyentes se unen a Cristo. El resultado de su ministerio no es muerte sino justificación (vers. 9). Libera al penitente de la Ley como instrumento de condenación y muerte (vers. 17).

Ciertamente concordamos con lo expresado por Pablo.

Derechos Reservados: Biblical Research Institute General Conference of Seventh-day Adventists
Fecha: marzo, 2000
Fuente: https://adventistbiblicalresearch.org/es/materials/bible-nt-texts/2-corintios-36

0 comentarios: